Monjas en la catedral

Catedral de Granada. Septiembre de 2.010
Imposible sacar la foto sin turistas, a pesar de que era temprano. No lo logré en ninguno de los tres intentos, pero en éste sólo necesitaba un mínimo reencuadre por el ángulo inferior izquierdo que ha limitado un poco la estética. La deformación esférica tampoco ayuda, pero a pesar de las dificultades el resultado me deja satisfecho.

9 comentarios:

--=::¦¦==ŧøммץ==¦¦::=-- dijo...

Imposible sacar la foto sin turistas y sin gitanas vendiendo romero, no? xD

Mariluz dijo...

En este caso, la presencia humana aporta ese toque de color que le va muy bien a la foto.
¡Me gusta!

Arte-amaia dijo...

He vuelto la rutina, que depre!!!

Por lo menos que veo las fotos de blogeros que me dan animo, je je.

TMe gustan tus fotos bonitas.

Saludos

Juan Carlos dijo...

Ese toque de color de las monjas, porque serán monjas ¿no? hace la foto muy interesante entre tanta piedra.

Un abrazo.

Ángel dijo...

Pues mira Andrés, creo sinceramente que en demasiadas ocasiones intentamos preocuparnos tanto por los aspectos técnicos de las tomas, como si fuéramos profesionales, depurando al máximo, que olvidamos la esencia de la escena, la vida que podemos llegar a captar y lo que podemos comunicar con nuestra fotografía ... hablo de sentimientos, emociones y sensaciones.
A mi la toma me gusta, posiblemente no sea perfecta, pero comunica y ese grupo de monjas empequeñecidas por la "obra de Dios" me transmite mucho más, me habla del momento y me da que pensar ...
Me parece una buena toma

Un fuerte abrazo

P.D. y perdona que no te responda a tus comentarios, pero ando con el tiempo bajo mínimos

ercanito dijo...

Gracias Ángel. Yo en esto de la fotografía soy muy mijita conmigo mismo, y la foto perfecta sólo la veo en los retratos infantiles, donde me da lo mismo si técnicamente la imagen es buena o no. El sentimiento se desborda en esas fotos hasta el punto de que todo lo demás da lo mismo. Pero cambia la cosa cuando lo que trato de hacer es componer y fotografiar porque hay un doble objetivo: el disfrute (eso siempre lo consigo) y el resultado, que es lo que me suele atormentar un poco.

De todas formas, de ese tormento nace el ansia por mejorar y la dependencia hacian la Fotografía. Por eso, aunque siempre haya un pero, suelo estar contento con lo que hago.

Y no te preocupes. Lo del tiempo es un mal generalizado en este mes.

Gracias a todos.

ANRAFERA dijo...

Muy buena toma...y que estupendo contraste el color del vestido de las monjas. Saludos

Ducky dijo...

Encarnito, no sé si con muchos turistas la foto quedaría bien, posiblemente no, pero esas monjas engrandecen la foto. Si no prueba a taparlas con el dedo y verás como es mucho más sosa.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Lo que sobrecoge la puerta de la catedral, verdad? Que enorme....

Saludos y un abrazo.