Juguetes hatianos

Foto: Francisco Morales Luengo


Foto: Francisco Morales Luengo

Creo totalmente justificado compartir en este patio estas dos fotos como las primeras que publico que no hice yo, y vienen calentitas, recién llegadas de Hatí.

Al llegar al trabajo realizo siempre las mismas cosas en igual orden: reviso la entrada de fax, los mensajes del contestador, y las cuentas de correo, incluida la personal. En ésta veo una carta enviada por mi cuñado Antonio que tiene la sana costumbre de no mandar tonterías, por lo que rápidamente lo abro. Para mi sorpresa vienen adjuntas dos fotos a las que añade el siguiente texto: "Mirad los Reyes Magos de los niños de Haití. Ya si eso el año que viene le regalamos uno de esos a nuestros hijos, sobrinos, nietos y hermanos ¿verdad? Un abrazo a todos".

Mientras espero que me indique en el siguiente correo en nombre del autor de las fotos (lo facilitaré en el acto) no he podido resistirme a compartir estas dos delicias. Las he dejado sin compresión para que podáis verlas bien grandes y podáis juzgar vosotros mismos. Ambas fotos hablan por sí solas.


12 comentarios:

Jaime Capote dijo...

Fíjate tú que mi primera reacción no ha sido la que debería de esperarse.
Me ha llamado la atención el trabajo y la dedicación que ha debido de tener la persona que ha fabricado el regalo, buscando la botella de leche, los cuatro tapones, sus ejes, el detalle del techo...todo eso para ilusionar a un niño que disfrutará con el posiblemente tanto como nuestros hijos con una 'playstation portable'.
Pero ¿Nos damos nosotros ese trabajo? Seguro que muchos si, pero para otros es más fácil buscar ilusión a base de talonario pero sin dedicación.

- Pepe, el niño ha pedido una play.

-Pues Mari toma 300 euros y llégate a la tienda...

ercanito dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo, Jaime. No hay regalo que pueda valorar más que el me hagan con dedicación (cárama de fotos aparte, jeje...).

La foto además explica muy bien que el ingenio se agudiza con la escasez, no con la abundancia. El hecho de que hoy en España los tirachinas se compren, en lugar de fabricarlos los propios niños dice mucho al respecto.

remedios dijo...

Pues yo, que me gasto un dineral en regalos para los mios, lo primero que veo es la carita de ese niño, que es feliz, si a mis hijos les regalo algo así, independientemente de no valorar el trabajo de realizarlo me lo tiran a la cara. Así es esta sociedad, en la que vivimos y tenemos de todo, es imposible pensar en la miseria que viven tantos y el consumismo en que no metemos, siendo conscientes de ello.
Ver esto llega a avergonzarme de mi misma.

reyes dijo...

Tu espacio me pone en contacto con la realidad, no con la otra realidad como algunas veces la llamamos para alejarla un poco más de nuestra aún muy cómoda vida.
Supongo que aunque en nuestro caso sea a través de la visa que hagamos realidad nuestros regalos, esperemos que después encontremos el tiempo y la dedicación sufientes para compartir el ocio y las ilusiones de los que más queremos, si les queremos bien.

Ripley dijo...

me han encantado las fotos. yo de pequeño tambien solia fabricarme mis propios juguetes o por mejor decir accesorios para los juguetes verdaderos que tampoco eran muchos. ahora me voy a los enlaces que pones. fuerte abrazo y transmite animo y agradecimientos.

Marcos Muñoz dijo...

Si pensais que soys grandes por lo que estais haciendo, ya os digo yo que no. SOYS ENORMES, LO MEJOR DE LO MEJOR. Hay que joderse, que mientras unos que son los que nos representan viajan con coches de lujo pensando en tonterias varias, otros estén dando todo lo que tienen incluso sus vidas para ayudar a los demás. ¡Vaya!, siento mucho toda esta parafernalia, pero ya estoy un poco harto de que nadie diga ni haga nada y estemos conformes con todo, mientras no nos toque en nuestras propias carnes. Un abrazo muy fuerte.

ANRAFERA dijo...

...las fotografías lo dicen todo. Son tomas para la reflexión, al tiempo que me ha transportado a mi niñez. Gracias por exponerlas. Saludos y buen fin de semana.
Ramón

Agustin Rueda dijo...

Me trae buenos recuerdos, de felicidad de la sana, de la de verdad a pesar de la miseria.

Jan Puerta dijo...

La ilusión ya de por si es el mejor juguete con el que se puede educar a un niño.
Yo sigo sin entender como aquellos que tienen el poder para cambiar los desequilibrios sociales, no se les cae la cara de vergüenza al ver o saber de iniciativas como esta.
¿Sera que nosotros, aun les reímos demasiado sus gracias?
Andrés, un fortísimo abrazo

luis dijo...

Como tu dices al año que viene, si eso, nos acordamos de estos crios y les regalamos algo parecido a nuestros hijos y sobrinos.
Gracias por este mazazo a la conciencia

Ángel dijo...

Y todavía hay quien cree firmemente que este es el mejor mundo posible, el nuestro, el de los países de este primer mundo ciego, insensible, amorfo ...
Estremece Andrés,
un fuerte abrazo amigo

Vittese dijo...

Excelente testimonio, y material reflexivo para unos cuántos que se creen de sangre azul.
Un saludo.