Me operan

Recién llegado del Cabo de San Vicente, deshago la maleta y la vuelvo a hacer, pero esta vez con menos equipaje. Esta tarde, a eso de las seis ingreso en el Hospital y seguramente me harán dormir con un pijama prestado por la Junta de Andalucía, que para estos menesteres es muy amable.

La única experiencia que he tenido en esto de las intervenciones fue con dieciséis años por un desprendimiento de retina que dejó disminuido el campo visual de mi ojo izquierdo ¿Adivináis ahora el motivo del titulo del blog? Entonces, había una maquinita maravillosa que te operaba sin bisturí, agujas ni tijeras. Sólo te anestesiaban levemente la zona con unas gotitas y te quemaban literalmente la parte dañada de la retina para generar una cicatriz, que es la que te impide ver, pero anula el crecimiento de la herida. La cosa era tan fácil que no te hospitalizaban, sino que al término de la consulta te horneaban el ojo y te mandaban a casa.

Cuánto me gustaría que ahora fuera así, somero y espontáneo. Que me ingresen, que me pongan epidural, que me lleven a un quirófano, que tenga que esperar a que me llamen, la propia llamada, el avance de las ruedas de tu camilla hacia el quirófano, las batas verdes, las mascarillas, los tecnicismos médicos... me ponen nervioso. Me da miedo y no lo voy a pasar bien.

Pero he mirado siempre la vida con optimismo. Moderadamente, pero con optimismo, y pienso que es evidente que mejor está un pie operado que roto, y que los ligamentos, si no ligan, no son más que molestias. Después de año y medio en que la incertidumbre ha pesado (y dolido) demasiado, estamos más cerca de recuperarnos. Atrás quedará el error de diagnóstico que me hizo pasar por la rehabilitación a dolor de un tobillo con ligamento roto y tendón fisurado, y la cantidad de días que he querido hacer deporte y no he podido.

Pero ojo, que este conato de fortaleza no os engañe. Renuncio a mis principios y subo esta entrada para fortalecer mi ego. Aunque encomiende mi suerte al cirujano y al mismísimo Pulpo Ernesto, a la vuelta a casa me encantará saber lo mucho que me quieren mis amigos blogueros.

¡Hasta la vuelta!

9 comentarios:

Yai dijo...

Ánimo!!!, que todo saldrá bien. Está muy bien que refuerces tu ego, pero cuidadín!!! a veces es nuestro peor enemigo y es capaz de engañar a nuestra alma. Espero que te recuperes pronto y poder seguir disfrutando de este "tu rinconcito" que por cierto, gracias por compartir el orígen de su título. Besos

Jaime Capote dijo...

Venga, que ya mismo te veo jugando al paddle o a futbito. Mucho ánimo.

Josep Fábrega Agea dijo...

Tengo cinco operaciones en la vista, entre ellas una iridotomía láser.
Tengo la rodilla operada de menisco y el otro está al caer.
Si embargo, ando un mínimo de 12 Km a la semana y hago retoques finos en Photoshop.
Todo está en la mente amigo: nuestra debilidad y nuestra fuerza.
¡Que te vaya muy bien!Ánimo.

Ripley dijo...

pues aunque me leeras a tu regreso, te deseo que todo vaya bien y que sea un ratito como dicen a las embarazadas, yo tb tendre que operarme tarde o temprano del pie derecho, un neuroma de morton que me tiene muy limitado.

no te lo pregunté en la entrevista pero ahora me he enterado del nombre del blog, bueno de su razon, estas cosas siempre me dan mucha curiosidad. bueno un abrazo, suerte y animos en la recuperacion.

ercanito dijo...

No me operan. Sorprendentemente, a cuatro horas de ingresar en el hospital me han llamado diciendo que no hay quirófanos disponibles porque tienen que atender muchas urgencias. Seguiré dando guerra hasta nueva llamada.

Gracias por vuestros deseos.

Merce dijo...

jajajaja bueno... yo que venia a dejarte un achuchon!!!

Nada, nada, me lo reservo para cuando te llamen ;)

Biquiños :)

Lito dijo...

Yo creo que esta última llamada te ha dado un respiro pero te ha puesto más nervioso todavía. Casi mejor es pasarlo y a otra cosa.
änimo y a esperar la llamada.
Saludos.

ercanito dijo...

Lito, como se suele decir, no hay mal que por bien no venga. Seguro que esto pasa por algo bueno. Sólo queda resignarse y esperar.

ANRAFERA dijo...

Espero y deseo te vaya todo de maravilla. Ánimo y un cordial saludo.
Ramón