Boda de época

Ahí está Juan. Le encanta un disfraz. El motivo para cambiar de apariencia no atiende a motivo fundado aunque bien merece un sesudo estudio. Él simplemente desaparece, y vuelve disfrazado de cualquier cosa acompañado por otro elemento igual llamado José.


Pero esta vez el motivo estaba más justificado. Celebrábamos de manera informal la constitución de Pareja de Hecho de dos amigas (familiares entre algunos de los que estábamos). A priori pensaban que sólo se trataba de un sábado en el campo, un gigante potaje de garbanzos, habas enzapatás, jamón, cerveza fría y una sobremesa cargada de licores. Se me olvidaba, también había guitarras, piano, gaita, flauta y tamboril. Pero no, la teníamos bien prepará.


A todo esto, las interesadas disfrutaban de la compañía ajenas al espectáculo preparado. De repente son secuestradas por quienes dicen ser amigas, y en unos minutos todos estábamos luciendo harapos sesenteros sacados de los doblados de las casas del pueblo (otro día hablamos de esto), como si de una boda de aquellos años se tratara.


Toda esta parafernalia mucha gente no la entiende. Ni falta que hace, porque esas son las formas, no el fondo, que es lo que me interesa. Según lo pasé, y creo que fui el único que no probó una copa, cada vez estoy más seguro de que los mejores momentos, las mayores dosis de felicidad se encuentran en la familia, los amigos y la naturaleza, y que la fotografía me acerca a cada una de esas cosas de un modo que me hace valorar más y mejor este patrimonio inmaterial tan grande que solemos tener tan a mano, y que desgraciadamente a veces descuidamos por exceso de confianza.


En estos tiempos que corren de forzosa austeridad lo mejor que podía pasarnos es que fuéramos más conscientes de qué tiene y qué no tiene valor, así como el grado de valía de cada cosa.

9 comentarios:

Ripley dijo...

Pues pienso igual que tú. por desgracia hay mucha gente que pone por delante de todo, las cosas y digo cosas materiales antes que los valores morales y no hablo de ideas políticas sino simplemente de principios puramente humanos...universales.
la foto es una pasada. has conseguido un byn como muy de cine. me gusta.
un abrazo

Vittese dijo...

Que lujo de ByN!
Saludos.

María Diez dijo...

Totalmente de acuerdo. La foto con un B/N muy acertado para la ocasión.
Cómo vas?
Besos.

Ángel dijo...

Sabios principio Andrés, que firmo ahora mismo.
La foto un lujo de monocromo donde se disfruta de toda la gama de grises.
un abrazo

Ana Asuero dijo...

Yo sólo puedo decir que gracias.

Zapateiro dijo...

Gracias. Nunca podré olvidar ese día y no sólo por mi felicidad sino por compartirla y verla reflejada en cada uno de los presentes.

Al fin y al cabo, en la vida hay que intentar disfrutar de todos los momentos felices que se nos brindan. La familia y los amigos son la clave, no hay duda.

SantiZalamea dijo...

Muy buen retrato/instantánea y una reflexión con la que me identifoco totalmente. Saludos y que la recuperación sea perfecta y rápida...

Josep Fábrega Agea dijo...

Que grupo más auténtico!

ANRAFERA dijo...

Excelente la toma y su procesado. Buen grupo...sin lugar a dudas lo mejores momentos se encuentran en la familia y los amigos. Cordial saludo.
Ramón