Parece que no puedo. Pero puedo. Se puede.

Que las cosas vayan mal no significa que no puedan empeorar. Siempre pueden estar peor. El ser humano, los homo sapiens, tenemos la tendencia a ser pesimistas u optimistas en mayor o menor grado, por eso el término medio siempre se dirime entre un vaso medio lleno o medio vacío. Esto se puede enfocar de otras perspectivas, pero lo que importa es que si están mal, aunque se pueda estar peor, hay más margen de mejora, la pesa está situada a un lado de la balanza y queda mucho más espacio para lo positivo; así, es más sencillo mejorar que empeorar. Si te parece que no es así, que es más fácil ir a menos o a más malo ¡enhorabuena! acabas de descubrir tu tendencia pesimista.

Yo he tenido una vida fácil y eso me ha hecho ver las cosas con un ángulo bastante distraído, como si los problemas siempre fueran relativos. Pero los últimos días, semanas, meses... se están cebando con mi estado de ánimo. Parece que no puedo. Pero puedo. Se puede. Y hay que perseverar armado de la paciencia más inquebrantable para dejar que las fuerzas de la física y la naturaleza hagan cambiar de sentido al travieso péndulo.

Ayer mi hijo me hizo sonreír, reír y casi llorar de alegría. Es feliz, y me hizo fugazmente feliz. Hoy espero volver a serlo, aunque me dure poco; espero que cada día este vasto océano de sucesos me traiga una ola de color con ese exuberante arco iris para que la balanza encuentre su sitio, y el péndulo pare. Ansío como nadie un día de vida contemplativa, sé que pronto estaré disfrutándola, y será la gota de paso a medio lleno.

Parece que no puedo. Pero puedo. Se puede.

4 comentarios:

Josep Fábrega Agea dijo...

Lo que no tiene solución no existe. hay que llegar a esa conclusión falsa para ser feliz.

Enrique G.A. dijo...

El querer es poder. Siempre hay que intentarlo para conseguirlo.
Buena foto.
Saludos.-

Javier Diéguez López dijo...

Ánimo, que la vida da muchas vueltas, a veces estamos bien otras muy bien pero siempre llegan los momentos en los que estamos mal o muy mal. Pero como tu bien dices, siempre se puede estar peor.
Por eso amigo si estás en la fase de estar mal o muy mal te envio un pequeño empujoncito de ánimo. Que todo se te resuelva lo mejor posible.
Un fuerte abrazo desde Ourense. Por cierto se me olvidaba, muy buena foto.
Un saludo.

Agustin Rueda dijo...

Debajo de los adoquines esta el mar.