Ocelos

Ahora que puedo y debo andar por terrenos irregulares para estirar el ligamento injertado estoy aprovechando para desempolvar el macro cada paseo a mi perra. Es una época de mucho movimiento entre pasto y flores, y a cualquiera que le guste la fotografía y/o la contemplación le hace disfrutar lo suyo este ir y venir de insectos.


La macrofotografía es exigente técnicamente, y se trabaja a muy poca profundidad de campo, por lo que a distancia mínima de enfoque y proximidades la exigencia con el equipo, el pulso y la intuición es elevada. Pero esta nitidez no se la debo a la cámara ni al objetivo (bueno, al cristal un poco sí), sino a grandes dosis de paciencia, y a Martín y a Manel, que me han enseñado suficiente como para sentir felicidad al arrimarme a los bichitos.


Recorte de la foto anterior hecha a iso 1600, 1/500s, f10. La próxima vez intentaré bajar la sensibilidad, y con ella el grano, con un golpecito de flash, tan práctico en este micromundo. Supone renunciar a buena parte de la luz natural, que es mi preferida, pero a favor tenemos la congelación del momento, nitidez, sombras con gran información y un buen promedio en el rango dinámico tonal.



A todo esto, si alguien conoce la especie...

3 comentarios:

Ángel dijo...

El mundo del macro es apasionante y complejo, por sensibilidad personal y dificultad técnica y como bien dices enormes dosis de paciencia.
Acercarse al bicho es otra de las cosas indispensables (como en el toreo -aunque a mi ese espectáculo dantesco no sea de mi gusto-) ...
Cualidades que yo, personalmente no reúno, pero que admiro cuando las veo en los demás. Como es tu caso Andrés, tienes capacidad para el macro, no hay duda, vienes publicando una excelentes fotografías y en concreto esta se sale. Felicidades.
Oye!!!, y nada de desanimarte lessses, tira pa lante hombre!!! hay muchas cosas ahí fuera que requieren de altas dosis de inteligencia, paciencia y sensibilidad fotográfica, nunca dejes de hacernos disfrutar y pensar.
Fuerte abrazo

ercanito dijo...

Muchas gracias Ángel.

Desánimo no es, es un poco de pesadez. Llevo más de dos meses sin hacer fotos y me cuesta seguir publicando. Además, he aprovechado la baja para disfrutar de mi hijo, de la lectura, y del estudio, que también es imprescindible si quiero dejar de trabajar tardes y fines de semana. Con este panorama es difícil, porque el blog, aunque subas una foto sin comentar, requiere un tiempo precioso.

Seguiremos dando pasitos, cueste lo que cueste. No quepa duda.

ANRAFERA dijo...

Excelentes macros. Visuales y de una gran nitidez.
Espero te vaya todo bien y sigue disfrutando de tu hijo y de la lectura.
Saludos.
Ramón