Senescencia

5 comentarios:

Jaime dijo...

Esta serie tiene buena pinta...

Jan Puerta dijo...

Es una gran fotografía Andrés.
Un abrazo

ercanito dijo...

Jan, la foto es lo que es la luz. No la escogí por casualidad y ese es el único mérito, pero gracias de todos modos.

Jaime, esta serie será cortita. Fotografiar la marisma es una actividad habitual y la temática posiblemente durará toda la vida. Últimamente más que haciendo fotos estoy estudiando qué fotos hacer, cuándo y en qué condiciones. A ver si hacemos algo coherente con el tiempo.

Muchas gracias a los dos.

Oddiseis dijo...

La luz será la que sea pero el mérito subsiste porque es una luz que no siempre se deja. Precisamente porque a fuerza de ser tan estética, las fotografías suelen desmerecerla; es incapaz de mostrar toda la infinita variedad de colores y matices que sí capta el ojo humano.

Interesante el efecto del escaqueado del terreno sobre la exploración visual de la foto. Creo que incrementa la apreciación de los pequeños detalles (mejor si se ve a resolución completa, en la que ese efecto resulta muy patente) y genera "densidad" y "volumen" (de información) sin saturar la visión. No sé si me explico o resulto demasiado esotérico ...

Un abrazo.

ercanito dijo...

Muchas gracias Oddiseis. Está claro que cuando la luz es aliada y no enemigo todo es más fácil.