Niña del Napalm

Foto: © Nick Ut.

"Las fotografías pueden ser más memorables que las imágenes móviles, pues son fracciones de tiempo nítidas, que no fluyen. La televisión es un caudal de imágenes indiscriminadas, y cada cual anula a la precedente. Cada fotografía fija es un momento privilegiado convertido en un objeto delgado que se puede guardar y volver a mirar.  Fotografías como la que cubrió la primera página de casi todos los diarios del mundo en 1972 -una niña sudvietnamita desnuda recién rociada con napalm estadounidense que corre hacia la cámara por una carretera, chillando de dolor, con los brazos abiertos- probablemente  contribuyeron más que cien horas de atrocidades televisadas a incrementar la repugnancia del público ante la guerra" 

Susan Sontag.
Sobre la fotografía
1975.


 "Estoy muy contenta. Pienso que la fotografía es un regalo muy poderoso para mí y creo que el mundo es mejor gracias a ella, pues ha hecho que la gente sea más consciente cuando piensa en guerras".

Phan Thi Kim Phúc
Niña del Napalm (la protagonista de la foto)
Documental para Discovery Chanel (desconozco el año)




Y tú, ¿qué piensas que puede hacer hoy una fotografía frente al dolor ajeno?

12 comentarios:

Muñekita Cat dijo...

Hola!
Tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de Turismo y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besoss!
Emilia

Muñekita Cat dijo...

Hola!
Tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de Turismo y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besoss!
Emilia

Jaime dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jaime dijo...

Lo mismo que entonces, mostrar la realidad, o al menos la realidad que quiere mostrar el fotógrafo. Con respecto a los sensibleros -que no sensibles-, esos que protestan cuando ven una foto dura, añadir que vivimos en una sociedad agilipollada y anestesiada a niveles preocupantes. ¡Señores, el mundo en su mayoría dista mucho de nuestra realidad cotidiana! Por supuesto no hay que sentirse culpable por ello ni mucho menos -eso se lo dejo a los sensibleros- Pero si es necesario y sanísimo conocer, SABER. Eso te obliga a agudizar el sentido común. Tenemos la suerte de tener profesionales que se juegan el cuello a diario para que sepamos qué ocurre en el mundo, aunque en la mayoría de ocasiones un gilipollas integral censure el material porque considera que 'es muy fuerte'... claro... es que el mundo es de color de rosa (fucsia).

ANRAFERA dijo...

Mostrarnos la realidad a través de su "objetivo" y sensibilizarnos a través de sus tomas...en este caso cruel y tristemente real!
Un saludo.
Ramón

ercanito dijo...

y violeta (vayolet).

Amen.

Ángel dijo...

Tengo mis dudas Andrés. Demasiadas imágenes que nos bombardean cada segundo, ya nada conmueve a las sociedades de los países industrializados. Y como dice Sontang, finalmente, la propia fotografía, las convierte en imágenes bellas y con el tiempo, terminan descontestualizándose y despolitizándose.
Un abrazo

ercanito dijo...

Precisamente por lo que citas discrepo: el tiempo. Esta foto cambio una historia (y la historia de forma más genérica en cuanto a zonas en conflicto) pero ahora no tiene valor para cambiar nada sustancial. Ahora es de otra época y puede llegar a considerarse no sin cinismo una obra de arte.

Sin embargo, fotos en su momento como hace un par de años fue la famosa foto de Laban-Mattei sobre cuerpos sin vida arrojados a una especie de contenedor durante los días posteriores al terremoto de Haití podrían haber cambiado muchas cosas. A los estados esa situación les resultaba comprometedora, principalmente a EEUU que tenía mucho que esconder en torno a la pobreza política y social del país antes del terremoto, y a poco que se fueron publicando fotos como ésa y otras también muy duras (conviene preguntarse porque del Tsumani de Japón no se han mostrados fotos similares a pesar de que existen y sí sobre grandes masas de basura material con personas vivas buscando algo que no se explica bien qué es) sobre el cólera, la putrefacción de cuerpos en la calle, el caos y desgobierno en los hospitales... hubo una gran masa social, como siempre, que criticaba dicha dureza porque a ese, llamémosle, sector de la sociedad, le parecía suficiente con las cifras y estadísticas(!y un huevo!).

Si en ese momento los medios desoyen incluso a sus patrocinadores, si las fotos rulan por la red... y sigue hiriendo sensibilidades recias el clamor popular, se habría hecho notar en las insuflacciones de dinero invertido en la ayuda a los haitianos; dinero público y privado. Sin embargo, ahora allí no queda nada, sólo pequeños contingentes de una docena de ONG´s que intentan ofrecer lo básico: agua potable, alimentos básicos, medicinas básicas... Es decir, ahora es una foto del pasado, que por más reciente que sea corresponde a un momento en la historia del que estamos muy separados (fíjate que incluso media la crisis, que por entonces era poco más que un rumor del viento, pero que al acaparar tanta atención y preocupaciones nos hace distanciarnos aún más).

Ésa fotografía, no sola, pero junto a otras también excelentes anda removiendo e indignando conciencias de personas que desde su chalet en La Moraleja normalmente ignoraban estos temas, de modo que seguro que cosas puede cambiar a mejor.

Y sino, creo que es bueno pensarlo.

Y sino, hay millones de fotografos sociales que son unos pobres ilusos o unos carroñeros. Es bueno pensar que el gris existe, y pienso que es más complejo que nunca, pero una foto o un conjunto de fotos pueden cambiar cosas relevantes ¿Por sino iban a esconder los EEUU tan celosamente las fotos de Bin Laden cuando fue abatido? Bajo mi punto de vista porque de mostrarlas la historia cambia. No se sabe cuanta pero cambia.

Por todo eso, y creo que por primera vez, no estamos de acuerdo en algo, Ángel, que tampoco es malo.

Un abrazo, y mil gracias por darle vida a este post.

Jaime dijo...

"conviene preguntarse porque del Tsumani de Japón no se han mostrados fotos similares a pesar de que existen"

No hay que irse tan lejos. ¿¿¿Te acuerdas de nuestro 11M???
No sé si se hubiera mostrado en toda su crudeza habríamos 'olvidado' tan pronto el tema. El caso es que tanto por un bando como por otro se politizó tan exitosamente y de tal forma que se tradujo casi al instante en una cuestión política al estilo 'Betis-Sevilla' o 'Barça-Madrid', a pesar de que ni quedó tan claro como para unos ni tan oscuro como para otros; pero los muertos, muertos quedaron.
Lo que yo digo, anestesiados...

ercanito dijo...

Exacto, pero el 11M fue la confrontación de las dos Españas, por eso no puse el ejemplo. Es como si los editores nos creyeran más susceptibles al dolor de los países desarrollados porque nos consideremos, y podamos sentir empatía del peligro. Es decir, nos podía haber pasado a nosotros y lo de Hatí no, al menos no hubiese sido tan grave.

Los muertos de Siria salen. Los de Irak salen. Los de Palestina salen...

Los de EEUU no. Los de Israel no. Los de Francia no. Los de Noruega, Inglaterra, Alemania, Holanda, Argentina, Méjico...

Ángel dijo...

Hola Andrés

No sólo no es malo, sino que es enriquecedor.
No es que discrepe por completo. Me gusta pensar que las cosas funcionan como tu lo dices. Pero la realidad me devuelve otra "verdad", no la objetiva, ni la necesaria, pero si la ampliamente difundida. Y por desgracia esa es la que cala en la inmensa mayoría.
Que por supuesto no hay que dejarse arrastrar, eso por descontado!!!, pero difícilmente la fotografía pude cambiar conciencias, si acaso puede influir en hechos puntuales, desgracias concretas, que son consumidas y olvidadas por la sociedad.
Te pongo un ejemplo: en plena crisis como la que padecemos, TERRIBLE, INTOLERABLE, todo un ejemplo de despropósito y de locura CAPITALISTA, ¿pero donde ha quedado aquella lucha por el famoso 0,7% en ayuda a los países necesitados?,
¿donde ha quedado la sensibilización de la sociedad por los países subdesarrollados, o es que acaso, nuestros problemas, los del mundo industrializados, son los únicos que cuentan?
¿y lo que es peor, acaso hemos olvidado que gran parte de nuestro modo de vida, nuestro modo productivo, nuestra riqueza se sostenta (de forma directa o indirecta) en su desgracia?
Creo que nos enfrentamos a tiempos en los que son necesarios el rigor, la profundidad de argumentos, las respuestas a las claves del pasado y del presente, las propuestas VERDADERAS para un futuro sostenible ...

En ese hipotético posible escenario, la fotografía tendría mucho que decir, al igual que el arte y la cultura entendida como manifestación social.

Pero por sí sola, la fotografía, francamente, dudo que sirva para mucho, salvo para que gente (como tú y yo, por ejemplo), ya de por si receptivos y de alguna manera sensibilizados, nos preocupemos e intentemos, al menos, vivir de una manera más racional, y fortalezcamos nuestros valores más progresistas.

Por otro lado, y sobre lo último que comentáis, no hay que olvidar que nuestra sociedad Occidental es un mundo protegido, una gran burbuja de fantasía y falsedad, donde los estados capitalistas procuran que sus ciudadanos se mantengan distraídos, "felices" y "libres". Las desgracias siempre son las de los demás ...

Un fuerte abrazo Andrés

ercanito dijo...

"Difícilmente la fotografía pude cambiar conciencias, si acaso puede influir en hechos puntual"

Ángel, con la cantidad de de buenos fotografos que hay en el mundo esos hechos puntuales se pueden reproducir como cucarachas. Todos no tenemos porqué hacer fotos para salvar al mundo, pero cada cosa que mejore cuenta.

Pasar un rato con Tino Soriano estos días atrás me ha reforzado mi postura, y no poco. Pero por descontado que la repetición de imágenes "duras" insensibiliza.

Un placer la lluvia de opiniones.