El que la sigue la consigue


Encantado no, estoy encantadísimo.

Últimamente las fotos de paisaje astronómico las dejo como las hago, es decir, sin tocar ni el más mínimo ajuste. Para ello, como mi equipo es el que es, traspaso todos los límites a sabiendas de lo que me voy a encontrar y finalmente pasa lo que pasa: que dedico mucho más tiempo a hacer la foto y a contemplarla que a ajustarla o revelarla. El resultado siempre es imperfecto pero me lo paso bien, mejor que de hacerlo al contrario.

 Las bondades de no tener el equipo adecuado, que las hay, residen principalmente en que tienes que usar mucho la mente para lograr cosas decentes, y sobre todo te preparan para hacer otros tipos de fotos derivadas que de otro modo sería imposible. Además, si algún día logro tener un equipo apropiado me será mucho más fácil y podré disfrutar más del cielo al no estar tan centrado en lo que tengo que hacer en cada momento.

 Dicho esto, esta foto no es perfecta ni mucho menos. Tengo un grave problema con el enfoque (que de por sí es complejo en exposiciones largas), y es que a la poca luz de la noche hay que sumar un visor óptico fabricado para el ojo de una perdiz. Además, calculé mal la distancia a la que había que colocar el trípode y las estrellas no están nítidas (anotado, la próxima vez me escribo en la frente la hiperfocal).

 Pero la foto me gusta. Me gusta porque me gusta mirar el cielo de noche, y me gusta porque se trata de una camarina, una especie que en mi proyecto "Mi marisma" aparece muchas veces dado que es una especie dunar, costera, y se encuentra cómoda en estratos altos de Marismas del Odiel.

 Puede parecer fácil, pero todo esto me enorgullece porque cada uno de los logros los considero personales en un 50%. Son muchas horas de estudiar y preparar las fotos, incluso días y meses antes de que se puedan realizar. Todo importa, y lo primero que falla te arruina una foto o una noche entera, por eso pienso que hay que tener todo muy controlado. El otro 50% se lo doy agradecido a un buen número de referentes que hacen este tipo de fotografías exhibiendo además una sensibilidad abrumadora.

 El camino de la excelencia es largo, pero la diversión del camino todavía lo es más.

4 comentarios:

paulino dijo...

Hola ANDRES de eso se trata de pasartelo bien en lo que le gusta a uno y no a los demas, para mi opinion vaya pedazo de fotografia astronomica que has realizado me encanta un saludo de PAULINO.

Luis Serrano dijo...

Efectivamente, de eso se trata, pero no solo de eso sino de amar la fotografia (o lo que uno haga) de esa manera que transmites en tu texto.
Si señor, con dos c.....s hay que trabajar con animo y con tesón para que el fruto final sea lo que menos imperte y lo que de verdad deje huella sea el tiempo que uno ha pasado trabajando la imagen.
Genisl fotografía y genial el texto.
Un abrazo

Juan Carlos dijo...

Es el viaje, no la llegada, lo que nos instruye. Creo que haces muy bien.
Salu2

Moises fr dijo...

Hola Andres felicitarte por la fotografía y decirte que el resultado final me encanta , olvídate un poco de los contras y disfruta del instante que es lo que importa saludos desde cádiz!! ya cuentas con un seguidor mas si me permites. ;)
http://fotografiademoises.blogspot.com.es/