Salonismo y fotografía de vanguardia

Es, sin embargo, la inclinación a establecer modelos de bondad lo que lleva a los fotógrafos disidentes de la fotografía oficial a un mayor radicalismo ya que la verdadera fotografía no es algo que se pueda practicar siguiendo una serie de recetas. No se puede reducir a géneros. No se puede ni siquiera definir. Maspons en su artículo sobre (la exposición de) Terré-Miserachs-Masats compara la fotografía de salón con el arte culinario, la fabricación de productos químicos, la zapatería... "todos estos artes pueden aprenderse a base de oficio". La fotografía que practica el fotógrafo inquieto es arte en lo que comporta de riesgo, de intuición, de apuesta personal.

Laura Terré
Historia del grupo fotográfico Afal.
Photovisión (2006).

7 comentarios:

Luis Serrano dijo...

Bajo mi humilde punto de vista, la fotografía es más que nada un cúmulo de intuiciones, un momento que pensamos contralado pero, que sin embargo, es más producto de aquello sobre lo que no tenemos ninguna influencia y que no nos permite pasar delante de la realidad sin tomar buena nota de ella.
Un abrazo

Angel Corrochano dijo...

Es que hoy todo el mundo quiere ser artista. Es la eterna autojustificación de la fotografía. A mi me cansa.
Comparto lo que opina Luís, es más, hay una parte que el fotógrafo no controla y es el instante mismo, esa fracción de tiempo, que existe entre que se aprieta el obturador y se plasma la luz en el sensor o la película.

Veo muchas fotografías que transmiten emociones, realizadas por gente anónima sin conocimiento alguno sobre técnica fotográfica, y eso me agrada, me hace pensar que la expresión artística está por encima de estructuras celosamente guardadas, está al alcance de cualquiera.

Un abrazo Andrés

ercanito dijo...

A eso iba encaminado el giro de la fotografía que pretendía dar Afal.

Este pequeño extracto refeja la confrontación salonismo y vanguardia, siendo ésta última interesada en enaltecer a la fotografía como arte, y no necesariamente a uno mismo como artista.

Yo es que soy muy de Pérez Siquier y posiblemente no sea objetivo, pero sobre todo porque defiendo que lo primero en una foto es la emoción, y luego el resto. Luego estamos de acuerdo en que la pulcritud técnica de una foto ni significa que ésta tenga algún valor si no tiene un contenido emocional que afecte al observador.

Muchas gracias por avivar "Cosas que leo".

Martin Gallego dijo...

Gran Laura. Es uno de los personajes imprescindibles en la escena fotográfica actual. En un librito de La Fábrica sobre Colita el texto es de Laura y disfruté como un enano leyéndolo. Trabaja en la sombra, pero hace una labor ingente. Me has recordado que un día de éstos tengo que publicar una foto suya.
Tu sección "Cosas que leo" es como para recopilar en un sitio específico.
Un abrazo!

ercanito dijo...

Martín, aprovecho de paso para recomendar este libro que a mi juicio es imprescindible para conocer de dónde venimos y quién sabe si no a dónde vamos en esto de la fotografía.

Cuesta 51€ con una calidad de impresión excelente, varios centenares de páginas llenas de información objetiva (fotos, corespondencia epistolar, artículos de revista, citas...) y un dvd con todas los números de la revista Afal en pdf.

Además, para quien le guste el "combate" dialéctico, leer a Maspons le divertirá un rato.

Gracias Martín.

ercanito dijo...


Lo podéis encontrar aquí:

http://www.photovision.es/photovision/portada/afal/intro.html

Martin Gallego dijo...

Hala, ya he subido la foto de Laura:
http://martingallego.blogspot.com.es/2012/09/laura-terre.html
Saludetes!