Me sumo al cambio


Pensándolo bien, he sido muy dogmático con los teléfonos móviles. Fui el último de mis amigos en tener uno y no sucedió tal cosa hasta que me regalaron uno por desuso. Siempre he defendido que el móvil es un invento para dar una razón, sacarte de un apuro y permitirte la comunicación con quienes no tienes tan a mano. Pocos usos más les he dado yo hasta ahora. 

Pero el fin de semana estuve trabajando en una boda: doce horas con un una cámara al cuello que con la óptica fija que uso alcanza un peso cercano a dos kilos, levantando el brazo incesantemente hasta acabar rendido físicamente. Al día siguiente iba a la romería de un pueblo vecino y ni por asomo pensé en llevar la cámara. Ni tan siquiera la 450d que aunque pese la mitad no deja de ser una réflex y una carga. 

Pero como la mirada no descansa aunque te lo propongas, decidí confiar en el deficiente sensor del móvil para hacer las cuatro o cinco fotos que me apetecieron. Dudo mucho que de gustarme alguna la pueda sacar en papel con una calidad decente a 10x15 salvo si la luz es abundante, pero pensándolo bien forzando un negativo de 400 asa tampoco sería capaz de conseguir algo estupendo, de manera que queda elegir si haces o no la foto, importando poco lo demás. 


Y el resultado es justo: voy ligero y despreocupado de equipo pero puedo darme el gusto de hacer fotos como ésta. Al término de la romería cerramos el chiringuito y a uno de los compañeros de fatiga se le ocurrió colgar la paletilla, que parecía sacada de un estanque de pirañas, en la puerta del chozo. Me gusta porque representa perfectamente el final de todo: puerta cerrada, enseres agotados y el gran vacío que dejamos en el lugar hasta el año que viene. 

Así que, para pequeñas cosas, me sumo al cambio.


Pd: me reservo el derecho de cambiar de opinión si alguien me regala una X-20 :)

3 comentarios:

Doria dijo...

Nos ocurre a casi todos, disponesmos de herramientas increibles de las que aprovechamos apenas un 10% de sus posibilidades. También ando en esto de los móviles. Saludos, tocayo

Juan Carlos Gargiulo Blanco dijo...

Hola Andrés, como sabes lo que pienso, sólo quería decirte, que no importa la cámara que estés usando, cualquiera vale. Trabajar con los recursos disponibles siempre nos exige mas de nosotros mismos, y eso no es una carga. La foto que puse en fotosemanal : http://fotosemanal.blogspot.com.es/2013/05/641-cabellera.html . también es una foto con un móvil de escasa calidad, pero no podía dejar de hacer esa foto, ya que al día siguiente no estaría igual, de hecho hice unas fotos con la reflex al día siguiente, pero me quedo con la única que hice con el móvil por cierto de sólo 2 mpx :)

Juan Carlos dijo...

Efectivamente, da igual la cámara. Peores eran las de finales del s. XIX y menudas fotos hacían con ellas. Es el que mira y ve el que saca buen resultado. Mira esa pata colgada que ni para caldo vale de lo que dejásteis.
Salu2