La siesta, Virxilio Vieitez y Robert Adams



La foto y lo que viene a continuación no tienen nada que ver, es simplemente un ejemplo de la inexistente planificación de estos contenidos. 

El pasado fin de semana estuve en Madrid haciendo una visita relámpago. Me hospedé en la calle Fuencarral muy cerca de Gran Vía, donde justo está el Edificio Fundación Telefónica donde se expone hasta mayo la retrospectiva de Virxilio Vieitez. Estuve allí el domingo. 



Me gustó mucho la exposición y el lugar. Las fotos de Vieitez no tienen el más mínimo intento de reconocimiento artístico,, la más mínima pretensión, lo que lo hace si cabe más auténtico. Una inmensa mayoría de retratos que se apoyan el un fondo blanco de una pared encalada o en una sábana blanca colgada de un tendedero o sujetas por terceras personas que a veces aparecen tímidamente en los encuadres. Caras con cierta tensión y fotografías de niños de lo más graciosas. Fotos familiares en salones de las viviendas, comercios y los patios de las casas. A menudo las imágenes parecen algo ingenuas, pero ver la expo entera con cierta "distancia" me hizo ver que no se trataba de simpleza sino de sencillez. Vieitez compró un Seat Seiscientos para trabajar en las bodas y ofrecer el servicio auxiliar de cochero, llevando a los novios a la iglesia. Se ve que ya en los cincuenta era complejo llegar a final de mes como fotógrafo. 

Me sorprendió la perfección de la ténica, tan importante y tan secundaria a la vez. Ni un negro o blanco empastado, ni una sombra densa, ni un ojo fuera de foco, ni un "borrón" por los aclarados... todo un maestro en el proceso íntegro de cada imagen. Nada menos que 50.000 negativos es el legado que deja este gallego, que ha visto su trabajo expuesto en lugares como la Galería VU de París, y que tiene su hueco en las paredes del Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía, de Madrid.

Una curiosidad: había fotos de gran formato (unos 60x60) y unos vintages de no más de 10x15. ¿A que no sabéis cuáles miraba la gente con más atención? Exacto, lo que refuerza mi teoría de que sugerir es mejor que mostrar. Creo que si algún día hiciera una exposición colgaría veinte o treinta fotos en 6x9 y que la gente no tenga más cojones que acercarse e interesarse por ellas.


Hasta el 19 de mayo tenéis para verla. Quien viva en la Capital o tenga posibilidad de acercarse antes de que acabe debería pasar por allí a verla. También se debe aprovechar para visitar "el lugar donde vivimos", la retrospectiva de de Robert Adams que estará unos meses en el Reina Sofía. Yo lo intenté pero el domingo que es cuando pude ir al museo no habren las plantas de colecciones temporales, con lo que me la perdí.

1 comentario:

Macachines dijo...

muy interesante tu foto de la siesta, todo lo demas te lo comenté en el Fb.
Aqui sugieres mas que muestras, y eso da encanto a la imagen.
El 6 x 9 alguna vez se queda pequeño, pero son muy dignas fotos 12 x 18 enmarcadas. Obligan igualmente a acercarse y dan un poco mas de detalle y menos esfuerzo para los que andamos cortos de vista.