La bici en el río

No tiramos al agua la basura, sino "contra el agua". Pero nos la devuelve cortésmente en una modélica muestra de lo frágil que puede ser la conducta humana cuando en ella faltan ingentes dosis de educación.

8 comentarios:

Juan Carlos dijo...

El río, como el mar, siempre acaban devolviendo todo lo que les echamos, su componente principal es el agua. Nos recuerden que no sirve que tiremos cosas para hacerlas desaparecer de nuestra vista. Al final, antes o después, nos las enseñan de nuevo para avergonzarnos de nuestra actitud.

Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo que se... será submarinista... no? jajaja

Saludos y un abrazo.

Mariluz dijo...

Una pena, la verdad...qué guarros somos!

XuanRata dijo...

Hay que encontrar, urgentemente, un niño para esa bicicleta.

ANRAFERA dijo...

Una bonita toma...para reflexionar. Buen trabajo. Saludos y que tengas una muy buena semana.
Ramón

Aretusa dijo...

Buen autorretrato Andrés.
Saludos

kiko esperilla dijo...

Qué barbaridad, si está nueva ¿no?

diminuto blog dijo...

Y hasta de la mierda puede extraerse una imagen bella.

Esta, me parece bellísima, por lo que cuenta y por cómo lo cuenta.